Portada / Opinión / Todos los tiempos son iguales

Todos los tiempos son iguales

En el fin de semana pasado no Salí de casa y buscando una película me encontré con una que data de los años 40 y en su esencia pude apreciar que el actuar de los políticos no ha cambiado en el sentido humano de la palabra. En la película “Todos los Hombres del Rey” podemos observar nuestra hipótesis, está basada en la novela escrita por Robert Penn Warren en 1946 y llevada al cine en el 1949 con el nombre de El Político, ganadora de los Premios Oscar en 1959 fue relanzada en el año 2006 protagonizada por  Sean Penn con la dirección y producción
de Steven Zaillian.Esta película muestra como un hombre de origen de estratos humildes sube a gobernador de un estado de los Estados Unidos y elabora un discurso en contra de las petroleras y poderosos donde los acusaba de todos los males de los pobres y, cuando asume el poder se les olvida las predicas en sus maratónicas promesas de campaña, me sirvió para conocer más el lenguaje de los políticos y disfrutar un poco más del escenario colmado por los secuaces y esbirros de la época.La película “Todos los Hombres del rey”  trata de la naturaleza humana, el poder, la corrupción, el idealismo y la traición. Se desarrolla en el marco de un personaje humilde que había ascendido a gobernador. La película utiliza ese marco de la política para ahondar en los dilemas más profundos de la existencia humana –  pecado – culpa –  redención- y  explora la naturaleza de la corrupción en un modo que hoy sigue siendo importante y de actualidad.

Es una leyenda poética de dos colecciones históricas y de tradiciones heroicas y mitológicas, basada en la novela “Todos los hombres del rey” cuya primera pare fue estrenada en 1949, que se denomino El Político y que fue relanzada en el año 2006, protagonizada por Sean Penn y por un elenco de artistas maravillosos que supo encarnar los despiadados arrebatos del político y sus desvaríos, interpretados por sus personajes,  dándoles colorido y gracia para que los males que se relatan en la novela parezcan graciosos a los oídos y ojos de los espectadores.

Sean Penn protagoniza esta historia sobre el ascenso al poder político de este hpmbre, sin embargo la fuerza destructiva de la corrupción y la traición harán mella a su espíritu. Esta película ganadora de los premios óscar en 1950, entre ellos la mejor película, se dice que retrata la vida de ese personaje ubicado en los años 1935- 1946, sin embargo la historia se ubica en los años 50 después de la crisis de la segunda guerra mundial.

En la película se muestra una campaña incendiaria protagonizada por el protagonista para llevar al público a recrearse en las marañas de ese falso político, repitiendo slogan y frases como: “el poder está en las manos de los sin poder”…. Nuestra libertad es mi justicia y quieren arruinarme porque quieren arruinarlos……” Mirad, a nuestros pantalones con parchos… mirad a vuestros  hijos tener arapos, podredumbre…. sin cesar en campos y ciudades, profería.

Hoy por hoy podemos observar que el relato de los hechos que se debaten entre lo real y lo ficticio; entre la muerte y los desafíos. También se asemejan a los tiempos en que estamos viviendo, la única diferencia si existiera  alguna, es que el personaje no lo protagoniza el presidente de los Estados Unidos, sino el personaje de un senador, que fue a buscar fortunas no importándoles los dolores y llagas que les causen a su empobrecido pueblo.

No fue mi intención traer el tema de la corrupción que molesta a tanta gente, unos porque le asusta  y los otros porque están cansados de muchos  sigan ese camino de saquear los recursos del pueblo;  con la mirada al infinito y sin parpadear. Mi propósito fue traer el mensaje que cuando se habla de corrupción parece que todos los tiempos son iguales y han permanecidos petrificados, pero además los invita ver este largo metraje de más de dos horas de entretenimiento y diversión.

En este articulo a lo más que aspiro es recomendarle un plato de cine que podrían seguir de cerca las mentiras de los políticos en campaña, con promesas incumplidas, conociendo que cuando llegan al poder aquellos que usaron como punta de lanza se convierten en sus mejores aliados en repartirse el pastel, olvidándose de quienes les sirven como base para llegar al poder.

Vuelve el profesor Juan Bosch a tener la razón cuando dice que la moneda tiene dos caras, la que se ve y la que no se ve, pero las mas importante es la que no se ve, eso solo se da en política. Pues la película termina con el suicidio del juez padrino del mejor asesor del gobernador y, cuando se riega la noticia sale siendo hijo del juez y finalmente al gobernador fue asesinado por uno de sus colaboradores.

Todo lo que comienza termina y todos los tiempos son iguales.

Acerca de domingolisdtin@gmail.com

Check Also

Diondy Ozoria tiene un “Maldito pique” que ni Ñeñeco se lo quita

Santo Domingo A Liondy Ozoria ni Ñeñeco lo anima en estos días. El showman anda …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *